Filosofía

El proyecto La Melonera se asienta sobre dos ejes fundamentales: por un lado, la recuperación de las variedades históricas y por otro el cultivo de una vinicultura de excelencia en armonía con las características de la tierra en la que se encuentra.

La recuperación de las cepas históricas

A finales de XIX la plaga de la filoxera azotó con especial virulencia la región de Ronda, acabando con la práctica totalidad de las variedades autóctonas detalladas en el libro de las Rojas Clemente.

Ilustrador: Fernando Sánchez-Beato Ruiz

La bodega La Melonera nació con la vocación de recuperar esas cepas con más de 3000 años de adaptación al terreno para generar una viticultura de excelencia que venga a enriquecer el monótono panorama de los vinos mundiales.

Paradójicamente, la innovación vendría dada por la recuperación de algunas de las uvas con más larga tradición vitivinícola del planeta y que serían el germen de la viticultura del nuevo mundo, como son la Tintilla, la Blasco, la Rome y la Melonera, entre otras. Al tiempo que los trabajos de recuperación se llevaban a cabo, el equipo de expertos de la finca también se ocupó de incluir dichas cepas históricas en los registros actuales, ya que en la mayoría de los casos de habían dado por extintas de embarque hacia el nuevo mundo. Los viajeros románticos del XIX como el hispanista Richard Ford o el primer ministro inglés Benjamin Disraeli pasaban por allí camino de Granada en lo que se conoció como el Great South Tour, y literatos de la talla e James Joyce, García Lorca o Hemingway, cantaron sus alabanzas a esta tierra de cielos interminables, de sol y de buen vino.

sello

La bodega La Melonera nació con la vocación de recuperar esas cepas con más de 3000 años de adaptación al terreno para generar una viticultura de excelencia que venga a enriquecer el monótono panorama de los vinos mundiales.

Una vinicultura de excelencia

Con el fin de alcanzar los más altos estándares, se han diseñado novedosos métodos de emparrado y de control para estas cepas jóvenes en años, que no en historia, estén convenientemente aireadas y expuestas al sol de modo que equiparen en un corto periodo las condiciones y la disposición que las cepas de mayor edad tardan años en alcanzar.

En ese sentido se ha dispuesto un sistema de emparrado doble y una estructura de aros que contienen y guían a la planta que le confieren una mayor superficie foliar, lo que redunda en la producción de granos sueltos y pequeños que posibilitan una maduración homogénea y que colaboran en la preservación de los aromas primarios característicos de cada variedad.

WineCreator

En el año 2008 la región de Ronda se convirtió por unos días en la capital mundial del vino. A través de un evento denominado WineCreator, La Melonera reunió allí a veinte de los más destacados críticos y enólogos del mundo para favorecer el intercambio de saberes e impresiones en un ambiente marcado por la degustación de los mejores caldos.

Todo lo puesto en común pasó a formar parte de la filosofía con que la bodega lleva a cabo sus quehaceres, y que espera seguir compartiendo periódicamente con las grandes personalidades de la enología mundial.

La disposición de nuestros viñedos y la forma en que son cultivados combina un profundo respeto por la agricultura ecológica con una variedad de condiciones que enriquece enormemente las posibilidades creativas.

Los secretos del cultivo artesanal

Conscientes de la riqueza de la tradición heredada, toda la sabiduría de los antiguos pobladores de la finca ha sido tenida en cuenta hasta el ultimo detalle, desde los manantiales romanos y los drenajes de teja árabe que posibilitan un sistema de captación de aguas respetuosa con el medio, hasta la poda quincenal de las encinas y los robles centenarios que amortiguan los cambios de temperatura y mantienen la humedad en las viñas.

Todo eso redunda en un modo de hacer que no responde en ningún caso a un ecologismo de manual, sino a un verdadero compromiso con lo que este tipo de práctica representa en una actividad tan paciente y minuciosa como es la crianza de la vid. No sólo no se recurre a pesticidas ni a químicos, sino que incluso en los cultivos que no son viñedos, las semillas utilizadas son extraídas de los propios frutos que la tierra ha dado, asegurando así la pureza de todo el proceso.

La variedad de matices

Dicen que en la variedad está el gusto; en La Melonera la variedad es la regla.

Con plantaciones en dehesa y fuera de ella, en terrenos llanos y en bancales y con texturas que comprenden suelos arcillosos, de arena franca y algunas parcelas marcadas por la caliza, con tipos de emparrados dobles que generan una competencia radicular entre las cepas, con aros estructurales que las contienen y que les confieren una superficie foliar privilegiada y con las diferencias de altitud de un terreno que acentúa aún más las generosas variedades de humedad y temperatura de la zona, la riqueza de matices y opciones de la que disponemos a la hora de elaborar nuestros vinos nos asegura una originalidad y una excelencia que se ve plasmada en el embotellado final